Rusia prohibirá vender petróleo a partir de febrero a países que apliquen tope al precio

A pumpjack of Wintershall DEA extracts crude oil at an old oil field in Emlichheim, Germany, Friday, March 18, 2022. Despite the energy transition to renewables, Germany still relies heavily on imports of oil, gas and coal. Most fossil fuels are imported from Russia. (AP Photo/Martin Meissner)

La medida, incluida en un decreto firmado el martes por el presidente Vladimir Putin, tendrá vigor entre el 1 de febrero y el 1 de julio de 2023, y matiza que la prohibición podrá no aplicarse en casos individuales en virtud de «decisiones especiales» de la presidencia.

A principios de diciembre, los 27 países de la Unión Europea, el G7 y Australia acordaron poner un tope máximo de 60 dólares estadounidenses por barril para el crudo de origen ruso transportado por vía marítima.

De este modo, solo el petróleo vendido por Moscú a un precio igual o inferior a los 60 dólares puede continuar siendo entregado a estos países.

El objetivo de esta medida occidental era entorpecer los enormes ingresos que obtiene Moscú de vender sus hidrocarburos y disminuir así su capacidad para financiar la intervención en Ucrania.

Moscú ha asegurado que el tope de precios no afectará a su campaña militar y se mostró confiada en encontrar nuevos compradores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *